14.2.18

Descenso de Orfeo



No te des vuelta
escucha
demasiado tarde
_él no era Ulises_

cuando al mirarse en ella
vio el hilo rojo
que brotaba del corazón del pájaro

como una premonición

se vio ser el camino
la huella la frontera
la calma rubia del desierto
la rebelión del agua

porque no podía dejar de ver
atrapado en la sinfonía del caos
dejar de verse del Todo
fuera de sí
de quien fuera

mientras una cierta música
que no prometía la felicidad
impulsaba su cuerpo
hacia la luz. 


(A.G.)