30.9.19

Perséfone a Eurídice


Veo tu sombra reclinada sobre la huella del ausente
y me pregunto con vos
si acaso no fue su libertad el revés de tu pena.

Qué dolores del mundo actualiza tu sacrificio
si la orfandad de un nosotros no basta
para explicarlo.

Amiga de la noche de esta cárcel sin fueros.
Somos herejes del mito la cara oculta de Apolo
la mudez interdicta de Casandra.

Hermana mía, la rosa no florece
contra el muro.
Y sin embargo  la belleza aún puede
resistir.

a.g.

No hay comentarios: