24.7.11

Interior


Teatro de guiñol, 1923, Paul Klee.



y descarnarme sobre las flores rústicas


que brotan en cada estación del ojo

y ocultarme de la actitud del sauce

para morir


en el salto del pez que atrapa nubes díscolas

en el delirio lejano de la vaca detrás de la enramada

en cada gota impalpable del rocío


metamorfosis de la piedra en árida quietud.

2 comentarios:

Pablo Giordano dijo...

Me encantó!

Andrea Guiu dijo...

Gracias Pablo, un gusto verte por aquí!