18.7.14

Queremos tanto a Tomás (in memoriam)





«En Caracas, donde viví exiliado durante ocho años, me preguntaba todas las mañanas qué permite a un hombre ser más libre que los demás. Aprendí entonces que la llave de toda libertad es la imaginación. Aprendí que el primer mandamiento de un escritor y de un lector es no tenerle miedo a la ima­ginación. Si mi imaginación es libre, me dije, no habrá nada que me impida escribir o hacer lo que siento. La libertad no teme a los rechazos, ni a los silencios, ni a las negaciones. Entregar el ser por completo en cada libro, arriesgar a cada instante todo lo que uno tiene y todo lo que uno es ­la felicidad, la tranquilidad, la respetabilidad­: ése es el auténtico juego de la libertad que debe jugar el novelista. Ese es un juego en el que nunca hay derrotas.»

lo publica La Balandra, en face. El texto completo:

http://fundaciontem.org/las-ficciones-son-nuestra-rebelion/

y en La Nación, también un recuerdo

http://www.lanacion.com.ar/1710254-tomas-eloy-martinez-una-pasion-que-burlo-los-limites-de-la-ficcion-y-la-realidad